Crítica: Comentarios de Fernando Costilla y Hector del Mar.

Aunque a costumbró a ver WWE RAW y WWE SmackDown a través de Internet en las retransmisiones en inglés, intentado traducir en mi cabeza mediante mi nivel medio del idioma, estas últimas semanas me he aficionado a escuchar las retransmisiones ofrecidas en España por las voces de Marca TV, que como ya sabrán se llaman Hector del Mar y Fernando Costilla. Escucharlos me llevó a una series de sentimientos encontrados que me llevaron a la idea de escribir este artículo sobre los mencionados comentaristas.

Por una parte tenemos a Hector del Mar. Del Mar es un hombre que sabe de Wrestling y si no sabe, al menos trata de documentarse sobre los luchadores nuevos que pisan un ring de la WWE. Claros ejemplos han sido el debut de Cessaro, de quién dio datos de su estancia en el mundo independiente o la entrada de Hunico y Camacho del pasado SmackDown de quienes dio datos de los cuales, en el segundo caso (en el de Camacho) yo desconocía, incluso dio un dato abandonado en el que mencionaba que Paul Heyman fue manager de UnderTaker, algo que muy poca gente sabe. Por otra parte, sus chistes a lo largo de la narración me resultan tediosos y a menudo sin sentido y sin gracia, lo que además hace parecer que la narración está dirigida a niños, lo que a su vez saca a la luz una cruda realidad en este país. El Wrestling es cosa de mentes infantiles.

Luego tenemos a Fernando Costilla. Costilla ha mejorado su trabajo considerablemente a lo largo del tiempo. Sin embargo tiene un gran defecto. Lleva al extremo “fanboyismo” todos sus papeles. Cuando las retransmisiones eran emitidas por Cuatro TV y su papel a representar era el de un heel llevó ese papel a un extremo que personalmente me resultaba desagradable y cosa parecida hace ahora cuando su papel a representar es el de un face. El “turn face” no cambio el fondo de su actitud extremista, a menudo (como ya dije en el caso de del Mar) enfocada a niños.

En general sus comentarios no son catastróficos como se podrían considerar los de TV Azteca o los de Televisa, pero su enfocamiento a un “fanboysmo” extremo para niños, hace que me canse pronto del producto que ellos dos ofrecen en sus comentarios y prefiera escuchar las retransmisiones en su idioma original.

Sin otro particular se despide The Nature Boy.

 

Anuncios